DÍA 3 EN TRANSILVANIA: BRAN y RASNOV

Nuestro último día en Rumanía nos sorprende con una monumental nevada, de esas que cuando te asomas a la ventana te producen un sonrisa y una sensación de «¡qué bonito!». Sin embargo, la sorpresa estaba a punto de llegar. Cuando bajamos a por el coche, ¡estaba atrapado en la nieve! En el hotel nos dieron una pala y nos desearon suerte.

DSC08209

El susto fue bastante grande ya que no paraba de nevar, no teníamos cadenas y el coche era incapaz de subir el camino en cuesta que nos sacaba del hotel hacia la carretera. Llamamos a la compañía de alquiler pero con la nevada una grúa tardaría horas en llegar. Cuando la posibilidad de perder hasta el vuelo de vuelta rondaba nuestras cabezas, dos amables hombres nos ayudaron a empujar el coche para alcanzar la carretera y poder continuar nuestro viaje, eso sí, muy despacito por las carreteras nevadas.

DSC08208

DSC08315

DSC08342

BRAN

Fue duro pero con calma y paciencia llegamos a la pequeña ciudad de Bran, situada junto a la frontera con Valaquia en plenos Cárpatos Transilvanos. Este pueblecito está lleno de puestos y mercados para comprar todo tipo de souvenirs relacionadas con Drácula. Esto se debe a que el atractivo del lugar reside en su castillo, calificado erróneamente como la residencia de Vlad Tepes, El Empalador.

DSC08388

DSC08390

CASTILLO DE BRAN

El castillo de Bran o castillo de Drácula no tiene nada que ver con el personaje de ficción, sino que se trata de un invento del antiguo dictador de Rumania, Ceaucescu, que a modo de explotar el filón que supone Drácula para los turistas, se decidió por Bran como su morada, dado que la localización real, el castillo de Poenari, era un conjunto de ruinas que poco tenía de especial.

Construido en lo alto de una roca de 200 metros de altura, el Castillo de Bran impresiona por sus torres y torreones y, por supuesto, por el paisaje que le rodea (en este caso más aún con todo nevado). Se puede visitar por dentro y la entrada cuesta 40 leis por persona.

DSC08541

DSC08411

DSC08412

DSC08442

DSC08453

DSC08607

DSC08424

HORROR HOUSE RUMANIA

Y antes de poner rumbo al aeropuerto de Bucarest para coger nuestro vuelo de regreso a Madrid, no podíamos irnos de Bran sin caer en la última turistada del universo Drácula: visitar Horror House Rumanía. Es una especie de caserón del terrón en el que te dan sustos y viajas en el tiempo a la época de Drácula y el terror que desprendía su personaje. ¡La experiencia fue terroríficamente divertida!

DSC08611

DSC08614

DSC08619

DSC08625

DSC08627

FORTALEZA DE RASNOV

Saliendo de bran en dirección a Bucarest, os encontraréis con la Fortaleza de Rasnov sobre una montaña de la Cordillera de los Cárpatos. Desde la ciudad de Rasnov se puede subir en funicular, sin embargo, es en el lado oeste donde se encuentra un gran aparcamiento gratuito y desde donde se puede acceder andando. Por falta de tiempo perdido en nuestro atasco en la nieve, no podemos visitarlo, pero sí fotografiarlo desde la carretera.

DSC08632

Y ya en el aeropuerto de Bucarest nos despedimos de la Transilvania de Drácula y de un país que nos ha sorprendido bastante en todos los sentidos. Sus contrastes, sus paisajes, sus historias, su gastronomía… ¡Además es muy barato viajar por Rumanía y muy bonito visitarlo en Navidad!



Un comentario en “DÍA 3 EN TRANSILVANIA: BRAN y RASNOV

Deja un comentario